Videos de Slipknot

Loading...

15 de abril de 2016

Los momentos más obscuros de Corey Taylor



Plagado de grandes anécdotas, #8 se tomó un tiempo para charlar con Tom Bryant de Metal Hammer a cerca de los momentos más obscuros que debió atravesar a lo largo de su vida.


Redacción por Tom Bryant, traducción por Fanny Tordó de nuestro staff.

Desde vivir en las calles de Iowa hasta la muerte de Paul Gray, el vocalista de Slipknot/Stone Sour relata sus tiempos más difíciles y cómo se fue formando.

QUEDARSE SIN HOGAR

A medida que iba creciendo, mi vida se basó en mudarnos muchas veces. Mi madre no sabía qué hacer con su vida. Era ella, mi hermana y yo. Nos mudamos a muchos lugares varias veces. Ni siquiera sabía de dónde era. Luego volvimos a Des Moines por un tiempo y la pasamos bien. Creo que fue en segundo grado o en cuarto cuando mi madre conoció un tipo y nos tuvimos que mudar a algún lugar de Florida. Ya estaba cansado, no quería ir. Atravesamos no sé qué lugar de mierda, terminamos sin casa en una playa de Fort Lauderdale por un tiempo. Perdí todo lo que tenía, mi ropa, mis juguetes, todo.
Terminamos por mudarnos de nuevo a Iowa, pero a Waterloo, donde aprendí que la vida en realidad es un asco. Eventualmente volví a Des Moines cuando tenía 15. Dejé las drogas y me mudé con mi abuela. No era una persona fácil de tratar. Estaba jodido desde el primer día. Con mi abuela atravesamos mucha mierda juntos. Ella es de la vieja escuela, era ‘Si no te gusta, vete de aquí’. Ahí es donde el periodo sin hogar volvió y pasé mucho tiempo en la calle. Ahí estaba más jodido que cuando me drogaba. No sabía quién era ni qué quería hacer.


GRABACIÓN DEL ÁLBUM DEBUT DE SLIPKNOT EN LOS ANGELES

Caminando a la sala de grabación cada día por las calles de Los Angeles, veíamos a los adictos al crack, drogadictos, tipos que parecían que se cortaban partes de sí para atarse los zapatos, todo lo atravesamos juntos. Éramos los nueve caminando por esas calles. Aquellos niños raros de Iowa y toda esa gente alejada de nosotros, porque lucíamos peor que ellos. Éramos los extraños de Des Moines, no encajaríamos en el puto Hollywood.

Llegué a la sala de grabación (con Ross Robinson de productor) como una persona diferente. Nunca nadie había querido escarbar dentro de mí y sacar mi pasado. Tuvimos muchos quiebres y lloraba de vez en cuando. La cabina de voz era desagradable. Había un ratón muerto allí, había sangre por todos lados, porque el último en usarla  (Casey Chaos de Amen) se cortó mientras cantaba. Así que había muerte y sangre, nadie quería estar cerca de esa cabina. Había también un perro en el estudio que dormía dentro de esa cabina. Puedes sentir todo eso en la canción ‘Scissors’ que es lo máximo de lo desagradable, el olor a muerte me atrapaba y puedes sentir lo disgustante y frenético de la locura que hay en esa canción.


SOBREVIVIR EN EL TOUR DE ‘IOWA’

Cuando comenzamos con ‘Iowa’ no teníamos idea de cómo sería, sólo queríamos que fuera el álbum más enfermo, con furia y triste que hubiera y eso es lo que hicimos. Hacer ese disco fue duro, pero no fue nada comparado con el tour. Casi nos morimos. Ahí fue cuando todos los problemas de alcohol y drogas comenzaron. Yo tomaba como un puto pez. Todo estaba mal, era un tiempo de temor estar en Slipknot, porque no nos importaba un carajo nada. No nos importaba si la gente nos odiaba o nos amaba. Estábamos cansados y nos odiábamos entre nosotros. Ninguno estaba feliz, todos se señalaban con el dedo. Algunos empezaron a ser un poco egocéntricos y eso asustaba. Pensé que ya estábamos hechos.
Pensé que ‘Iowa’ sería el último álbum. Para ser honesto, hablamos de que así sería. Hablamos de hacer un álbum y decirles a todos que se pudrieran, porque eso sería algo muy puro.

Tenía pesadillas y empecé por odiar a la gente y cosas que amaba. Eso nunca fue bueno. Cantar me enfermó, hacer la misma mierda una y otra vez me enfermó.

BEBER COMO UN PEZ

Bebí mucho desde el comienzo de la grabación de ‘Iowa’ hasta los tres primeros meses de la grabación del tercer álbum, ‘Vol. 3’. Estaba borracho la mayor parte del tiempo, excepto los primeros tres meses del nacimiento de mi hijo. Estaba mal. Lastimé mi voz, me arruiné demasiado, engordé, lucía para la mierda, mi mujer estuvo conmigo y me advirtió de mi problema. Me perdí un montón de años de la vida de mi hijo por ser borracho. Clown y yo no nos hablamos por un año y medio. Vi a Joey Jordison en los shows de Murderdolls, pero en realidad no hablaba con nadie de Slipknot mientras estaba borracho. Bebía desde la tarde hasta la medianoche hasta pensar ‘No necesito a esta gente de mierda’. Estaba salteándome prácticas, metiendo excusas sólo para beber.


PENSAMIENTOS SUICIDAS

Tuve una pesadilla una noche en Los Ángeles, mientras hacíamos ‘Vol. 3’. Estuve cerca de tirarme por el balcón de un octavo piso del Hyatt on Sunset. Fue una de esas cosas donde despiertas y te das cuenta de que algo no está funcionando. Mi ex-mujer estaba conmigo y me dijo que necesitaba cambiar algo. Me costó aceptar eso. Me convertí en una persona que no me gustaba y ni siquiera me respetaba. Había muy poco de la persona que quería ser de la que era.

Desde ese día, decidí no tomar más. No más mentiras, no más mierda. Sería la persona que quería ser, tenía que ser honesto. Se comienza conociéndote a ti mismo antes de que digas algo de alguien más.

Por suerte, fue en el proceso de grabación, así que puse muchísimo en ese álbum, lo cual fue bueno. Lo puedes ver en la letra de ‘Danger- Keep Away’. Probablemente la parte más catártica de ese álbum fue el proceso de grabación de esa canción.


LA MUERTE DEL BAJISTA PAUL GRAY

Hay una parte de mí que extraña muchísimo a mi amigo, y hay otra parte que está enojada. Pero sé que él luchó contra su adicción. Él luchó toda su vida, pero estaba muy metido. Se limpiaba y volvía. Era de esos tipos que luchaba lo más que podía. Pero desafortunadamente perdió. Tuvo demonios con los que peleó por un largo tiempo. Su cuerpo no lo aguanto más. Espero que la gente aprenda una lección de esto. Ninguno de nosotros es indestructible ni mucho menos inmortal. Ocurren accidentes. Cuando alguien muere así es muy shockeante. Duele y te jode.

Hay que ser positivo. Hay que intentar y aprender algo. Si eres negativo, estás jodido. Fue raro tocar en Slipknot sin él. Definitivamente raro. No hubo un show en el que no haya pensado en él. Todo el tiempo se siente su ausencia. Solía ponerme del lado de Paul en ‘Spit it Out’ y cuando hicimos el primer show sin él, por instinto, me di vuelta y él no estaba ahí. Eso fue una patada en el culo. Fue jodido. La canción ‘Snuff’ significa mucho para mí por él. Paul estaba contento y orgullo de que hiciéramos esa canción. Yo estaba nervioso al principio por esa canción y él fue uno de los primeros en ver el potencial ahí. De verdad luchó. Me alegro haber tocado ‘Snuff’ antes de que muriera. Fue un momento especial. Cuando la escucho, sonrío al pensar en él.


Fuente: Metal Hammer y LatiKNOTamerica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario